lunes, 5 de marzo de 2012

Claves de la reforma laboral

TRABAJADORES “DE SALDO” PARA LAS EMPRESAS PEQUEÑAS

Si te contrata una empresa con menos de 50 trabajadores
(que son casi todas) puede utilizar un nuevo tipo de
contrato “para emprendedores”:
Es un contrato por tres años y le llaman ‘indefinido’,
pero estarás a prueba durante todo el primer año, en
el que te podrán despedir en cualquier momento, sin requisitos, indemnización, ni derechos de ningún tipo.
Si tienes menos de 30 años, y eres el primero que
contrata, tu empresa se embolsará una subvención de
3.000 euros de dinero público.
Si eres parado sin prestación por desempleo, no les
interesará contratarte. Elegirán a otro que cobre
prestación, porque la empresa podrá deducirse
fiscalmente el 50% de la prestación que tuviera
pendiente de percibir el trabajador (durante un año),
y éste podrá compatibilizar el 25% de la prestación con
el sueldo que le pague la empresa. Es decir, la empresa
consumirá el 50% de la prestación que todavía le pueda
quedar al trabajador.

MÁS PRECARIEDAD PARA LOS JÓVENES

Los contratos de formación y aprendizaje, aplicables a
trabajadores entre 16 y 25 años, se podrán hacer con
trabajadores de hasta 30 años (y sin límite de edad para
las personas con discapacidad), durante el tiempo en
que España tenga una tasa de paro superior al 15%.
Esos contratos podrán ser de hasta 3 años (se amplían
un año). El tiempo de trabajo efectivo se mantiene en el
75% de la jornada, pero sólo para el primer año, en el
segundo y tercero puede llegar al 85%.
el 25 por ciento en cuatro meses discontinuos en un
periodo de 12 meses.

TODOS SOMOS TRABAJADORES MÁS
BARATOS

Hasta ahora la indemnización por despido
improcedente era de 45 días por año trabajado con
un límite de 42 mensualidades, a partir de ahora
sólo serán 33 y con un máximo de 24 mensualidades.
Desaparecen los salarios de tramitación, que sólo
se mantienen cuando proceda la readmisión del
trabajador.
Ahora tu empresa puede bajarte el salario (además
de cambiarte el horario, el puesto, etc…) alegando
“razones económicas, técnicas, organizativas o de la
producción”, y sólo tendrá que comunicártelo con 15
días de antelación. Si no lo aceptas, puedes extinguir
tu contrato con 20 días de indemnización por año
trabajado con un máximo de 9 meses.
También pueden cambiarte las condiciones de trabajo
si tu empresa decide desvincularse del convenio
colectivo que deba aplicar. Además, el Gobierno ha
decidido limitar a dos años la vigencia de un convenio
caducado (en esos 2 años tu salario no se actualizará),
y después de esos dos años se te aplicará –si es que lo
hay– un convenio colectivo de ámbito superior.
Los trabajadores a tiempo parcial podrán hacer horas
extras.
Los trabajadores que estén cobrando la prestación
por desempleo podrán ser requeridos para desarrollar
tareas en beneficio de la comunidad, que se pueden
establecer mediante acuerdos con las Administraciones
Públicas y empresas privadas.

DINERO DE TODOS PARA LOS EMPRESARIOS, SI CREAN EMPLEO…
PARA ALGUNOS
Si tienes menos de 30 años, la empresa que te contrate
podría recibir bonificaciones en su cuota de la Seguridad
Social de hasta 3.300 euros en tres años, y 300 € más si
eres mujer.
Si tienes más de 45 años y llevas en el paro al menos
12 meses de los 18 anteriores al contrato, también les
interesas: la empresa que te contrate podría recibir
bonificaciones de la Seguridad Social de hasta 3.900
euros en tres años, y 600 € más si eres mujer.

DESPIDO MÁS FÁCIL, MÁS BARATO Y MÁS RÁPIDO PARA TODOS
Hasta ahora el empresario debía demostrar que
tu despido era procedente porque había razones
suficientes y de peso; ahora quedarás indefenso y sin
capacidad de respuesta, pues cualquier excusa permitirá
el despido.
Tu empresa ya no necesita tener pérdidas para poder
despedirte por causas económicas, sólo necesita haber
ganado o vendido menos en los tres trimestres previos.
Podrá despedirte con una indemnización de 20 días por
año y un máximo de 12 mensualidades.
Hasta ahora, los despidos colectivos (ERE) necesitaban
ser autorizados por la Autoridad laboral. Ya no hace
falta, la decisión empresarial es la que siempre prevalece.
Contra esos despidos colectivos no habrá otra opción
que ir a los tribunales.
La reforma laboral afecta también a los trabajadores
de las Administraciones Públicas: podrán realizarse
despidos colectivos e individuales por causas económicas,
organizativas, técnicas o productivas; se entiende como
tales la insuficiencia presupuestaria sobrevenida y
persistente para la financiación de los servicios públicos
durante tres trimestres consecutivos.
La empresa puede despedir a un trabajador por
absentismo (con indemnización de 20 días por año
trabajado) si falta, aunque sea justificadamente, el 20
por ciento de su jornada en dos meses consecutivos, o el 25 por ciento en cuatro meses discontinuos en un
periodo de 12 meses.

http://www.ugt.es/ReformaLaboral/FolletoREFORMAlaboral%20ok-web.pdf

No hay comentarios: