miércoles, 13 de abril de 2011

La propaganda clásica debe morir

Las elecciones se acercan, ¿se han enterado?, ya sean solo Municipales como en nuestra Jerez de la Frontera, como también Regionales, como sucede en la mayoría del país.Y pese a los avances en las nuevas tecnologías,todavía se siguen viendo los clásicos carteles electorales y el típico folleto (díptico o tríptico). Todo este supone un derroche en términos económicos y un coste medioambiental que aunque pueda suponer "chocolate del loro", no lo es tanto. Además de una manera un tanto inservible porque la mayoría de los/as ciudadanos/as ya tienen decidido su voto...o su "no voto" y por mucho díptico que entregues, a la mayoría no los vas a convencer, con el consiguiente coste de tiempo, que es oro, como económico, aparte de tener que aguantar a veces a maleducados/as que si muchas veces tratan mal a gente que entrega propaganda comercial (o vía telefónica) , súmenle el hecho de un posible odio ideológico. E inservible también porque veremos las marrullerías de todas las elecciones, en los que se tapan los carteles de los adversarios políticos (coste de tiempo y de materiales).

¿Ésto cuándo se va a acabar? La radiotelevisión pública al servicio de todos/as donde todas las voces se escuchen (a veces a muchos/as gestores de la radiotelevisión pública se les olvida que tiene que ser un SERVICIO PÚBLICO y no un instrumento de entretenimiento que compita con las privadas, ni tampoco de propaganda) y las nuevas tecnologías como los blogs y las redes sociales son el presente y el futuro. En esto último el PSOE de mi localidad y pese a que puedo ser sospechoso de no ser objetivo, lo cierto es que da sopas con onda a las restantes formaciones políticas de la ciudad. Algunos/as se incorporan tarde y mal y hay gente a la que apenas se les ve el pelo, entre otras cosas por falta de militancia y por ceguera política.

La red no está reñida con la calle y ésta nunca debe abandonar el lugar central que le corresponde a la acción política e informativa, pero los/as reaccionarios/as digitales siempre irán un paso o dos por detrás del resto y si en una cosa como ésta no se logra ver su importancia, ¿qué pasará cuando tengan que afrontar cambios más trascendentales?

No hay comentarios: