viernes, 5 de febrero de 2010

¿A quién prefiriría Jesús?

El Presidente del Gobierno,el agnóstico José Luís Rodríguez Zapatero fue al Desayuno de la Oración,ya sea por altura de miras y responsabilidad o como seguidismo hacia el Presidente de los EE.UU,Barack Obama,como ustedes prefieran y allí soltó ésto entre otras cosas:



Por contra,el Arzobispo de Granada hace ya unas semanas largó esta barbaridad:



Y hace ya bastantes años esta cristianísima señora nos lanzó este mensaje "de paz y amor":



¡Qué pena de cristianismo(y de las religiones en general),con lo que vale la doctrina cristiana en sí y los valores que teóricamente tienen(más cercanos al socialismo que al neoliberalismo,por mucho que le moleste a la carcundia) y lo poco que los han aplicado a lo largo de la historia.De lo que debería ser paz,amor y solidaridad no ha sido más que guerra,odio y defensa de los privilegiados.

Jesús estaría antes con los inmigrantes que cruzan el Estrecho que con los cristianísimos/as señores/as que dicen que "aquí no cabemos todos".Si él echó a los mercaderes del templo,¿qué haría con los canallas(muchos de ellos "in God they trust") que se han forrado a costa de todo el mundo y provocando esta crisis económica tan catastrófica?¡¡Cómo pueden ser algunos cristianos tan fariseos!!

Si hubiera sabido Jesús en qué se hubiera convertido su doctrina,seguramente le hubiera pegado un telefonazo a Herodes(vía Arcangel)para que lo degollara.Nos hubiera ahorrado muchos baños de los que predicaba la anciana en el video.

2 comentarios:

.teri dijo...

La verdad es que da pena. Ya hacía tiempo que estaba pensando que las religiones (dogmas y ritos) son un lastre para la humanidad. Mucho más humano fué Jesús: el no quería ni ritos, ni dogmas, ni leyes, sino solamente humanidad y amor entre los seres humnaos, nada más.
Me indigna, me da rabia y de todo los que se llaman cristianos y matan con la palabra y desean la muerte de los demás creyendo que Jesús y/o Dios está con ellos.

Alfonso dijo...

Jesús siempre prefiere al prójimo. ZP le dio un guantazo sin manos a todos los curas que leen la Biblia los domingos mientras le duelen la barriga, por saber que no son consecuentes con las enseñanzas del Maestro.