jueves, 14 de enero de 2010

Ana Rosa Quintana y el republicanismo

Leo la noticia en el Diario Público de que Ana Rosa Quintana se ha confesado republicana, aunque respeta dicha institución y además le gustaría hacer una entrevista a Don Juan Carlos I elegido por la gracia de...¿quién eligió a este señor como Jefe de Estado?...

Lo que iba a comentar no es el hecho de que la famosa presentadora se declare republicana y no es porque no la crea merecedora de aparecer en mi fantástico blog(ya veis,tan pagado de mi mismo como ella,solo me falta aparecer siempre en la portada de una revista con mi nombre y además con la foto retocadísima en el que yo aparezca tela de cachas y guapísimo),sino la sorpresa que manifiesta el periodista al dar la noticia:

"Como es bien sabido, muchas veces las apariencias engañan. Quizá por eso la presentadora Ana Rosa Quintana sorprendió ayer a propios y a extraños al reconocer abiertamente que, pese al respeto que le merece la institución monárquica, ella en realidad es republicana".

Aparte además de la fauna de pseudo-extrema izquierda que comentan la noticia(los comentarios en dicho periódico y en todos los medios en general daría para una entrada)y que se permiten decir quién es republicano y quién no y quién puede serlo.

Personalmente no me ha causado ninguna sorpresa que se declare republicana, sí lo hubiera hecho en el caso de que hubiera confesado su simpatía por Cayo Lara y por IU, pero no por preferir un modelo en el que el Jefe del Estado es elegido democráticamente y no por sucesión.Lo que pasa es que en este país la gente tiene la mentalidad de los años 30 y equipara republicanismo con izquierda, y algunos en la izquierda más dogmática creen que el advenimiento de una posible III República traería la llegada de un sistema económico más justo, habría mayor protección social, el Estado sería realmente laico,etc,etc y en parte de la derecha subyace el miedo de que su llegada traería consigo la quema de iglesias y conventos y crispación social y revueltas, pero nada más lejos de la realidad, de lo que se trata simplemente es de poder elegir a nuestro Jefe de Estado, no se trata de hacer ninguna revolución, ya sea pacífica o violenta y ésto perfectamente lo puede defender una aparente mujer de derechas como Ana Rosa Quintana.

No hay comentarios: