martes, 21 de abril de 2009

Mahmud Ahmadineyad, Israel e hipocresía


Mahmud Ahmadineyad no es un dirigente político ejemplar,ni muchísimo menos pero me gustaría saber que hay en lo que dijo en la Cumbre Contra el Racismo, que atentara contra la verdad, para que los Delegados de 30 países de Occidente se levantaran de sus asientos tan airadamente y boicotearan su discurso(falta de tacto aparte):


"Después de la II Guerra Mundial, recurrieron a la agresión militar para convertir en desposeídos a una nación entera con el pretexto del sufrimiento de los judíos... Y enviaron a emigrantes desde Europa, Estados Unidos y otras partes del mundo para establecer un Gobierno totalmente racista en la Palestina ocupada. Y, de hecho, en compensación por las espantosas consecuencias del racismo en Europa, ayudaron a otorgar poder al régimen más cruel, represivo y racista en Palestina".


Parece que en este mundo hay gente que es intocable, los adinerados,que no gozan de la misma "justicia"que los desposeídos o la gente corriente y algunos países que ya pueden cometer los Crímenes contra la Humanidad más abyectos y horripilantes, que nunca tendrán sanciones internacionales.

Y en este caso, Israel, que ha convertido la atrocidad nazi que sufrieron(no fueron los únicos perseguidos, aunque a Hollywood no le interese filmar las persecuciones y matanzas a gitanos,homosexuales o izquierdistas,por ejemplo)en un pretexto para que no solo no se la pueda juzgar, sino también en ser tachado de "antisemita" a quien ose criticarles.


3 comentarios:

Flashman dijo...

Bueno, hay que recordar que ya habría estado palestino independiente si las naciones árabes o el terrorismo islamista no hubieran reaccionado violentamente cada vez que se ha dibujado un escenario en el que ello fuera posible. La tierra no es de nadie, tampoco de los árabes. La historia es mucho más compleja y en ésta en concreto los únicos buenos son las víctimas de la violencia. Ambos bandos tienen por qué callar.

El líder de la teocracia iraní lo que no puede es subir al pulpito a impartir lecciones de moral. Que cuente primero cómo es la situación que en su país disfrutan colectivos como las mujeres o los homosexuales.

Carlos Benítez dijo...

Cierto es que la tierra no es de nadie,pero estaremos de acuerdo y eso que a mí en este tema no me gusta usar el maniqueísmo que se suele dar en la izquierda,que la implantación del estado de Israel no fué la más idónea.
Las dos partes tienen culpa y tienen razones para pedir perdón,pero los de Hamás están considerados terroristas(lo son)e Israel como un país democrático y demás.

Ya expuse al principio que el líder iraní no es un ejemplo para nada y tine muchísimo de que callar antes que criticar a nadie,pero no veo que dijera algo para sufrir el boicot que sufrió.A no ser que dicho boicot fuera producido por las violaciones de los DD.HH que hay en su país y que a Occidente escandaliza,mientras que se mira para otro lado cuando determinados países islamistas que son "amigos"también los comenten.

Flashman dijo...

La implantación del estado de Israel fue más que cuestionable, pero 50 años después aferrarse a eso no soluciona el problema. Es el aquí y ahora lo que hay que evaluar si queremos que cese el goteo de víctimas.

La hipocresía de Occidente respecto a las teocracias árabes es manifiesta y vergonzante. Es por ello que la apuesta por las energías alternativas debería ser una prioridad para abandonar la dependencia del petroleo.