lunes, 16 de marzo de 2009

Y si Solbes se marcha...


Circulan muchos rumores sobre la continuidad del señor Pedro Solbes como ministro de Economía, debido a la crisis de la que España no es ajena. La dimisión o cese del actual vicepresidente haría relamer de gusto al PP y medios afines, como constatación de un fracaso en la política económica del Gobierno y parte de la izquierda también lo vería con buenos ojos a raiz del pragmatismo del ministro.


También se rumorea quien sería su hipotético sustituto, entre ellos figuran el candidato del PSOE para las elecciones del 2000, Joaquín Almunia,que pese a su fracaso estrepitoso en dichas elecciones, es un economista de reconocido prestigio, pero quizás no quiera volver a la política española con la que está cayendo y prefiera seguir con sus funciones en Europa que es algo que se mira con menos lupa.

Y otro de los candidatos es Miguel Sebastián, el ministro de Industria y apuesta personal del Presidente Zapatero, tanto para la alcaldía de Madrid(dedazo), donde fracasó, como para el ministerio asignado(significativo el número de no afiliados al PSOE que tiene el Gobierno).

El problema que tiene Sebastián es que hay sectores de la izquierda que desconfían de él,ante el hecho,por ejemplo de su defensa del Tipo Único para el IRPF,que él lo ve como lo más justo y eficiente:




Si con su elección como Ministro de Industria no me dió buena espina debido a la defensa de esta fiscalidad, miedo me da que este señor pudiera llevar la política económica de este país.

La derecha vería con buenos ojos esta reforma y de paso le caerían palos desde ese lado, ante la costumbre de los medios afines a dicha ideología, de criticar también desde la izquierda, en un acto de hipocresía ideológica, pero es que las críticas desde sectores progresistas no tendrían parangón, ante reforma tan injusta(desde mi punto de vista) y el PSOE perdería credibilidad ante su potencial electorado, causaría malestar ante su militancia y miembros de la Ejecutiva y quizás procaría graves tensiones internas.


Esta entrada es una mera hipótesis y quizás me estoy poniendo la tirita antes siquiera de "pegarme un tajo".Además algunos de los comentarios que realizo son "y si...", pero lo cierto es que Sebastián tiene claras sus intenciones de una reforma fiscal que no se atrevería ni el PP y esa no es una paranoia, ni una suposición, sino la realidad.

1 comentario:

Alfonso dijo...

Carlos, ponga a quien ponga Zapatero, a la derecha le importa un pito. Siempre va a estar mal. No construyen. Y además, son cobardes. No dicen lo que quieren hacer. Hablan de proyectos, soluciones , etc... ¿pero cuáles? No tienen el valor de decir abaratar el despido y subirle los impuestos a los débiles y bajarselos a los poderosos.
Yo, si fuera ZP, me lo pensaría muy bien. La crisis es la que es. Y no de depende de los ministros. Depende de la banca, que a fin de cuentas, es la derecha.