martes, 17 de febrero de 2009

El drama de la inmigración

Recientemente ha habido otro naufragio de una patera frente a las costas españolas ,con el resultado de 21 fallecidos, de los que al menos 15, eran menores. La desesperación por alcanzar una vida digna, hace tomar a muchas personas medidas arriesgadas, como jugarse la vida embarcándose en un pequeño bote para llegar a costas españolas, donde esperan encontrar un mejor porvenir.
Por desgracia el fin suele ser una muerte agónica en medio del océano y no lo que esperaban.
Ésta noticia no está alcanzando mucha repercusión en los medios,ya que desgraciadamente el que mueran ese elevado número de personas delante de nuestras costas, está siendo demasiado habitual y es visto casi como un drama inevitable.Ya no es noticia,pues,que un número gigantesco de desheredados a los que no conocemos y que no son compatriotas nuestros,fallezcan aunque sea delante nuestra puerta.
Es prácticamente sabido por todos que cuando la cifra de muertos supera la unidad, dicho acto pierde cara y ojos y se centra la cuestión solo en números(10,30,50,1.000 nos suena casi igual)insensibilizando la cuestión.
Ante estas catástrofes perfectamente evitables, la sociedad española tiene que reaccionar,no taparse los ojos y dejar de ver a la inmigración solamente como un problema para nosotros y plantearlo como el drama que es para los que vienen en busca de una oportunidad que en su tierra les es denegada.

No hay comentarios: