miércoles, 26 de noviembre de 2008

Rebeldes y sin complejos

http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=27577

Vaca multicolor
Rebeldes y sin complejos
En la clausura del XI Congreso de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Madrid, celebrado este sábado en Las Rozas, Dña. Esperanza Aguirre, Presidenta del Partido en Madrid y Presidenta de la Comunidad de Madrid, ha llamado a los compromisarios allí asistentes “rebeldes” por atreverse a reivindicar "personalidades históricas de la talla de Ronald Reagan, Margaret Thatcher y Juan Pablo II". El ex Presidente del Gobierno, D. José María Aznar, que también estuvo presente (aunque no estuvieron el Sr. Rajoy, ni la Sra. Cospedal, ni el Sr. Ruíz Gallardón, que excusaron su presencia al Congreso por motivos de agenda), les alabó por hablar “sin complejos”.

Seguro que el Sr. Aznar aludía así al título de la ponencia política que se había presentado al Congreso: “Defendiendo nuestras ideas sin complejos”, firmada por José Antonio González de la Rosa y Virginia Sanz Jurado.No es mala cosa que una organización política ponga las cartas boca arriba y diga, sin complejos, lo que realmente piensa pues, de esa manera, propios y ajenos sabremos a qué atenernos.En síntesis, los 111 epígrafes en los que se van presentando esas ideas “sin complejos” especifican que no quieren ser adictos a las subvenciones (epígrafe 7); están en contra del relativismo intelectual y moral (8); no creen en “papá Estado” (14); están a favor de la Formación Profesional (31); piensan que hay que proteger a los emprendedores (34); creen en la flexibilización del mercado laboral (37); proponen la “externalización” de los servicios públicos (45) y entienden que la actividad sindical debería ser libre y autofinanciada (61). Insisto en que son 111 los epígrafes y éstos sólo los que me han parecido más “sin complejos”.Me sorprende, sin embargo, que para hablar “sin complejos”, o sea, abiertamente, convencidos y orgullosos de lo que dicen, empleen tantos eufemismos.Hablan de rechazar el relativismo intelectual y moral, en lugar de ser positivos y decir abiertamente que piensan que la verdad es única y absoluta, y que, por supuesto, es suya; hablan de “papá Estado, en vez de decir, sin máscara, que no quieren un Estado que redistribuya la riqueza y dé cobertura social a los más desfavorecidos; hablan de la Formación Profesional, pero se les escapa que “Hoy en día uno de cada cuatro jóvenes fracasa en la ESO y no continúa estudiando, habiendo perdido la oportunidad de integrarse en un programa de FP previamente”, de manera que sea sólo para los malos estudiantes (o, mejor, para los malos estudiantes que no puedan pagarse una titulación privada); hablan de flexibilizar el mercado laboral evitando decir que de lo que realmente hablan es de despidos libres y baratos; hablan de actividad sindical libre y autofinanciada, en vez de decir con todas las letras que están en contra de los sindicatos de clase (de la financiación de la Iglesia no dicen nada); y hablan de externalización, de eso que hace unos meses llamaban “gestión indirecta”, de eso que cualquiera llama privatización de los servicios públicos. Insisto, demasiados eufemismos.

Quizá la clave de todo esté al principio del documento, en el epígrafe 3, donde literalmente se dice: “No admitimos la supuesta superioridad moral de la izquierda, y estamos dispuestos a dar la batalla de las ideas sin complejos frente a sus tópicos e iconos trasnochados”. ¿Por qué creen necesario rechazar explícitamente la supuesta superioridad moral de la izquierda? ¿Quién la supone? ¿sus afiliados? ¿sus votantes? ¿los jóvenes en general? ¿todos los ciudadanos? Algún complejo revela esa afirmación sin complejos si necesitan autoconvencerse de que la izquierda no es superior moralmente a… ¿la derecha?Algo de razón tienen, sin embargo, porque es verdad que en el imaginario político es frecuente atribuir a la izquierda esa superioridad moral de la que hablan. Por eso mismo, lo más pertinente sería, más que rechazarla de antemano, preguntarse por qué ocurre que “superioridad moral” e “izquierda” van tantas veces de la mano.Quizá leyéndose ellos mismos su propia ponencia “sin complejos” encuentren alguna respuesta. Eso sí que sería ser rebeldes.

2 comentarios:

civilis dijo...

Carlos, te felicito por el comentario, "sin complejos". Me parece un análisis muy certero de la posición moral que ocupa la derecha en estos momentos.

Carlos Benítez dijo...

Gracias por la felicitación Antonio,aunque el texto no lo he escrito yo,jeje.
Ya hace un tiempo en otra declaración "sin complejos",el líder de los cachorros peperos soltó algo así como que los "emprendedores" de NN.GG no necesitaban ni querían las subvenciones de papá Estado.Emprendedores,curiosa manera de llamarte "partido de clase"(empresarial)y querer considerarte centrista.
Lo que me sorprende del Congreso del PP es la poca repercusión,eufemismos aparte,que ha tenido la ponencia de Nuevas Generaciones,que es absolutamente ultra.¿Esa es la manera de combatir la crisis que tienen ellos?Pues menos mal que perdieron las elecciones.