jueves, 21 de febrero de 2008

"El mañana efímero" de Antonio Machado

La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y de alma quieta,
ha de tener su mármol y su día,
su infalible mañana y su poeta.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero.
Será un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero;
a la moda de Francia realista,
un poco al uso de París pagano,
y al estilo de España especialista
en el vicio al alcance de la mano.
Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahur, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste
cuando se digna usar de la cabeza,
aún tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero,
el vacuo ayer dará un mañana huero.
Como la náusea de un borracho ahito
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.
Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.

Al pan,pan y al vino ya veremos

http://blogs.publico.es/asuntosycuestiones/88/al-pan-pan-y-al-vino-ya-veremos/

El hurto de las siglas y de los símbolos por parte de la derecha está llegando a cotas de delirio. Antes, cada bloque tenía su cantinela. Los unos utilizaban las palabras patria, bandera, imperio, estandarte, apolítico, etc., mientras que los otros componían sus discursos con solidaridad, coyuntura, justicia, “popular”, masas, proletariado… Cuando vino la democracia, la derecha, que había empleado toda su energía y su aparato represivo en evitarlo, se camufló y adoptó los términos de los demócratas. Se empezaron a llamar así mismos “liberales”, cuando hasta ese momento habían utilizado el término, exclusivamente, como insulto. Otro adjetivo propio de la izquierda era “popular”. La palabra “popular” provocaba náuseas en la derecha española, baste recordar que la coalición de partidos de izquierdas en las últimas elecciones de la segunda república se llamó “Frente Popular”. Sin embrago, el partido de la gran derecha española decidió bautizarse como “popular”, creando de nuevo una gran confusión semántica. El partido de la clase social más alta se bautizaba con el nombre que representaba a la clase trabajadora. Rajoy afirma que está con los artistas que no llegan a fin de mes. Es el caso de Aguirre, por eso ha escogido el partido adecuado para solucionar sus problemas de renta. Ahora, los más locuaces representantes de la derecha española dan en llamar fascistas a los demás. Y uno se pregunta: ¿dónde están los fascistas del siglo XXI? ¿en qué partido militan? Y los que se llaman fascistas a sí mismos con orgullo, que todavía quedan, ¿a quién votan? Ahí está la clave, y ahí están todos. A lo mejor llega un día en que se llamen a sí mismos antifascistas, y sin dejar de sentir nostalgia por la dictadura, la leche.

miércoles, 20 de febrero de 2008

BSO Singles

Singles es una comedia romántica ambientada en el Seattle de principio de los noventa.
La película es conocida por su banda sonora y por los cameos de algunos de los músicos del grunge(Cornell,Vedder,Tad Doyle...).

El disco lo componen artistas de esa escena o cercana a ella y también el mítico Jimi Hendrix natural de la ciudad.

Empezamos de una manera oscura como bien gusta a los amantes del grunge, con uno de los himnos de Alice in Chains,Would de estructura calmada y estribillo enérgico terminando con gran fuerza"If I would,could you?"Sensacional, de lo mejor del album.

Pearl Jam aportan dos canciones no inluídas en ningún disco de estudio posteriormente.La primera es Breath, estilísticamente en la onda de Ten. Lo cierto es que sin ser un mal tema, tienen muchísimos temas mejores.
Chris Cornell, el cantante de Soundgarden en solitario, acústica en mano, nos deleita con Seasons, un tema reposado cargado de oscuridad.Es aún hoy,uno de sus temas fuera de Soundgarden más aclamados.

Paul Westerberg, el líder de The Replacements también nos presenta dos canciones, la primera de ellas es Dyslexic Heart, una canción de pop feliz.
The Lovemongers que no son otra cosa que una reformación de Heart, se marcan una versión en directo del Battle of Evermore de Led Zeppelin, que conserva el espíritu de la original.
Mother Love Bone, una banda más "glamourosa" que el resto de sus paisanos, más cercanos al hard rock de los ochenta que al grunge, incluyen en el disco Chloe Dancer/Crown of Thorns, un tema que hubiera firmado el mismísimo David Bowie, en el que el piano es la base de la canción en el comienzo, cobrando a continución protagonismo las guitarras. La primera parte de la canción es muy emotiva, pero cuando el ritmo se endurece pierde el encanto.

Soundgarden tocan una aplastante Birth Ritual, con un fantástico riff de Kim Thayil y con Cornell desgañitándose en unos registros muy agudos. Increíble que esta sea una "cara b" del grupo.
Y si anteriormente he dicho que es increíble que Birth Ritual sea una cara b, lo mismo y con más razón se puede decir de State of Love and Trust de Pearl jam , un tema al que muchos fans de la banda lo consideran de sus favoritos. Una canción con gran gancho melódico y enérgico donde Vedder nos ofrece un variado registro vocal.Impresionante y adictiva, de las que puedes estar escuchando varias veces seguidas y de las que levantan a los muertos.

Mudhoney plasman sus influencias vía Detroit en este OverBlown, garage rock, si bien no tan patea culos como otros temas suyos, si bastante guitarrero.
Waiting for Somebody es la segunda canción del disco de Paul Westerberg.Otro tema de pop alegre.Si bien la presencia de Westerberg puede tener sentido debido a la influencia en la escena grunge vía Replecements, estos temas distan mucho de la oscuridad de ese movimiento, pero claro, estamos hablando de una banda sonora de una película y no de un recopilatorio grunge.

En el décimo corte llega otro oriundo de Seattle, Jimi Hendrix con un corte llamado May this be love, tranquilo, lejos de la sucia distorsión de la que era tan gustoso de hacer.
Nearly Lost you es el tema más conocido y radiable de Screaming Trees cuya participación en la banda sonora les supuso un espaldarazo a su carrera.Tema en el que pese a las magníficas guitarras, resalta sobre todo la portentosa voz de Mark Lanegan.
El disco termina con la participación de Smashing Pumpkins con Drown, que no hubiera desentonado nada en Siamese Dream, de ritmo pausado, con Billy Corgan susurrando, hasta que rompen las guitarras y el ritmo se acrecenta algo.A partir del minuto 4 hasta el final,entran en una fase de distorsiones que no aportan absolutamente nada, estropeando con ese final una gran canción, de gran potencial comercial además.

The Replacements:stink

"Hello,this is the Minneapolis police, the party is over".Así comienza este EP de The Replacements, y no puede estar más equivocado, la fiesta no ha hecho otra cosa que empezar.
8 canciones en menos de 15 minutos. Trallazo más trallazo, punk-hardcore en vena, rebeldía adolescente en unas canciones escupidas con urgencia, con ganas de decirlo todo en el más breve tiempo posible.
Así eran estos primerizos The Replacements, pura energía.

Pero no todo iban a ser prisas, también había hueco para otro tipo de cosas, que los de Westerberg habrán sido lo que quieran, pero no inmovilistas, y un ejemplo de esto es White & Lazy,un sucio tema de blues rock con harmónica incluida, eso sí, en el final de la canción rompen y dan rienda suelta a toda su rabia.
Go es un tema melódico y algo melancólico, más cercano al rock alternativo que al punk-rock, en el que se puede vislumbrar la trayectoria posterior de los de Minneapolis.
Cierra el EP con la banda pidiendo y ofreciendo ruido a la vez, con esa Gimme Noise que está en la línea del resto del disco, excepto los temas comentados anteriormente.

Stink no es uno de los trabajos de más reconocidos de la banda, de hecho en "The Best of Replacements" sólo incluyen Kids don´t follow, pero que forma parte importante de una carrera heterogénea que terminó con un concepto musical bastante distinto al que nos muestran aquí.

Metallica:Ride the Lightning

En su segundo disco Metallica continuaron la senda escogida en Kill ´´em all, pero con una producción más profesional, limpia podríamos decir y una mayor riqueza sonora, incluyendo incluso una especie de “balada”, por la que fueron criticados por los más integristas, aunque si tuviéramos que comparar este disco con otro de la banda, seguramente el más cercano es el posterior, el también inmenso Master of Puppets.

Fight fire with fire comienza con una dulce introducción de una guitarra acústica, para atronar de repente y romper en un trallazo de thrash metal con un apocalíptico James Hetfield en un tema realmente agresivo.
El tema que da nombre al disco nos relata en primera persona la situación de un condenado a muerte, en un corte musicalmente no tan duro como el anterior, pero quizás más complejo.
El repicar de unas campanas sirve como introducción a For whom the bell tolls y nos introduce en riffs pesados, repetitivos e hipnóticos durante algo más de dos minutos para a continuación demostrar que no hace falta la velocidad para sonar furioso. Esta canción, como todas las de esta obra maestra del rock en general, está imbuido en un espíritu óscuro y pesimista lleno de rabia.
Fade to black es la “balada” mentada anteriormente. Comienza con una limpia guitarra eléctrica y otra acústica, siendo protagonistas durante minuto y medio hasta que entra en acción Hetfield cantando menos enrabietado de lo que nos tenía acostumbrado. De todas maneras no es una balada al uso(de ahí el entrecomillado),ya que incluye riff machacones, James cantando no siempre con un tono melódico y los endiablados y técnicos punteos del final hacen de este tema algo más agresivo de lo que parecía en un principio.
Trapped under ice recupera la velocidad y extrema agresividad de los primigenios Metallica del Kill ´´ em all.
Escape es junto al tema anterior los que quizás menos han trascendido de este álbum y no porque sean malos temas, ni mucho menos,(ya quisieran hoy en día firmarlos)sino por el tremendo nivel general de este Ride The Lightning.
Con múltiples referencias religiosas, uno de los estandartes del disco e incluso de la carrera de la banda, Creaping Death, que recupera la velocidad después del ligero parón del tema anterior. Pasada la mitad de la canción reducen el ritmo para incluir sus famosos coros de “Die, Die”, que en directo son sobrecogedores, para a continuación seguir como antes. Un tema sencillamente magistral.

El album lo cierra The Call of Ktulu, un complejo tema instrumental de casi nueve minutos, que se inicia con el sonido del viento y una inquietante y limpia guitarra, seguido después eso sí de sus clásicos riff machacones.

Y aquí termina el resumen de uno de los discos más importantes de la carrera de la legendaria de los de Hetfield y Ulrich, álbum que hoy en día sigue teniendo un peso considerable en el repertorio de la banda...y con razón, ya que estamos hablando de una de las joyas de todos los tiempos del thrash metal, género que Metallica junto a otros, crearon y popularizaron.

martes, 19 de febrero de 2008

Afghan Whigs: Congregation



Afghan Whigs fueron uno de los mejores grupos de rock alternativo de los 90,durante los años locos del grunge,y aunque tuvieron un relativo éxito, era claramente insuficiente para el talento que poseían los de Greg Dulli. Relacionados con la movida de Seattle (de hecho grababan para Sub Pop), los "afganos" tenían un sonido no tan tendente al hard-rock o al punk como otras bandas de la época, aparte que su imagen elegante distaba bastante de la desaliñada de sus contemporáneos.

Esta joyita que se marcaron, comienza con "Her against me" , una introducción prácticamente vocal, delicada e inquietante a la vez, para romper en un mar de guitarras con la personal y desgarrada voz de Dulli, -sin duda uno de los puntos fuertes del grupo- en "I´m her slave" . En "Turn on the water" su sonido lastimero y ruidoso con continuos cambios de ritmo, les hacen emparentarse otra vez con la famosa ciudad del noroeste de Estados Unidos. Uno de las mejores canciones del disco, sin duda.

"Conjure me" nos transporta a un ambiente de guitarras hipnóticas y nerviosas de tempo medio, en el que la rabia controlada hace aparición de nuevo. "Kiss the floor" es un tema más pop, menos retorcido que los anteriores, algo menos tensionado por así decirlo, sin abandonar ni mucho menos sus señas de identidad. El tema que da nombre al disco hace hincapié en las guitarras chirriantes (otra vez) de tempo medio, con un Greg Dulli dejándose la piel (y la garganta) como en todo el album.

"This is my confession" es algo más calmado. Creo que en algunos temas más melódicos no estaría mal que rebajaran el sonido y darle un toque más pop, lo que harían en un par de temas del final. "Dedicate it" , comienza con un tratamiento vocal melódico para estallar a continuación en sus continuos cambios de "calma-tormenta" tan característicos en la banda. Mención especial al estribillo, que pese a su brillantez, no cometen el error de repetirlo mil veces como hacen otros grupos de sonido más accesible.

"The Temple" es otro tema de enérgico rock rabioso y de ambiente pesimista, con una atmósfera en consonancia con el resto de este Congregation. The Afghan Whigs tenían muchas virtudes, pero no era la heterogeneidad precisamente uno de sus puntos fuertes, sin ser unos Bad Religion ni mucho menos. "Let me lie to you" es una delicada canción, con un sonido que podríamos comparar con los temas más intimistas de Smashing Pumpkins en su "Siamese Dream", aunque no goza de la calidad de la obra de los de Billy Corgan, dicho sea de paso. "Tonight" es otro tema intimista y desnudo, en el que se agradece la ausencia de distorsión.

El álbum se cierra con "Miles iz ded" , melódico, pero con gran fuerza en su pegadizo estribillo. Posiblemente de lo más "accesible" del disco y uno de sus temas más celebrados, con mayor poder para sonar en la radio, sin la atmósfera opresiva que rodea a la mayoría de temas de este fantástico álbum, que no sería afortunadamente lo último que grabarían en su carrera.

Estepona Rock Festival 2007 11/08/2007

Faltaba quizás un grupo más para poder hacer un más cercano símil taurino, pero los cinco “espadas” dieron una buena tarde-noche de rock en el foso de la localidad malagueña.

Abrieron los gaditanos Bad-rriles con versiones castellanizadas a su manera, de clásicos del punk. Tocaron temas de The Clash, The Sex Pistols, Supersuckers, Rancid, AC/DC… en un concierto que no pasará a los anales de la música pero que fue muy resultón y divertido.

Viernes 13 nos ofrecieron un empalagoso, “chicloso” y ñoño pop-punk que nos puede recordar a los Killer Barbies.,también con una exuberante chica al frente.

The Queers fueron la decepción de la noche, su ramoniano punk-rock melódico no gozó del buen sonido que debiera y eso unido a la tendencia de los grupos cortados por ese patrón, de acelerarlo todo al máximo, hizo que las grandes melodías que ellos saben hacer no salieran apenas a la luz. Una lástima.

Los alemanes The Montesas, impecablemente vestidos con camisa y corbata, con un sonido y una técnica musical a años luz de los predecesores en el escenario, ofrecieron al respetable su rock and roll clásico 50´s, con coros femeninos incluidos.

Y para terminar, lo que todo el mundo allí presente estaba esperando(había multitud de camisetas de The Ramones), Marky Ramone a la batería, acompañado de The Queers al bajo y a la guitarra, que cumplieron perfectamente su función y en el aspecto vocal, un cantante que imitaba al añorado Joey, tanto cantando, como estéticamente, como las poses. Los allí presentes esperábamos escuchar a The Ramones y nada más ver al cantante, estaba claro lo que nos iban a dar en los desgraciadamente pocos minutos en los que estuvieron, temazos de punk-rock como solo la legendaria banda de Nueva York sabían hacer.

Abrieron con la mítica Blizkrieg Bop (¿quién no la ha escuchado nunca?), para después desgranar temas como Beat on the Brat, Sheena is a punk rocker, I wanna be sedated, The KKK took my baby away, 53rd & 3rd... clásico tras clásico en un concierto apabullante y lleno de energía, que nos hizo recordar que aunque Joey, Johnny y Dee Dee ya no estén con nosotros, su música melódica y acelerada perdurará para siempre. Lamentablemente, al terminar un tema y sin despedirse siquiera, la banda abandonó el escenario si dar ni un triste bis, en un gesto que hace que no termine uno con el sabor de boca adecuado, pero que no empaña el gran momento que pasamos en su gran, pero breve concierto.

Smells like Bleach: A punk tribute to Nirvana

Tal como indica su nombre, este es un disco de tributo a la banda de Kurt Cobain por grupos de música punk. En opinión de un servidor, ninguna canción del disco supera a la original, incluso hay algunas que son realmente mediocres (por no decir algo peor), pero es un album curioso que todo buen fan debería tener.

Los temas son mas rápidos que los originales salvo alguno que otro y predominan las versiones del glorioso Nevermind. El disco comienza con una buena relectura del Come as you are por parte de Vibrators, seguida por Smells Like Teen Spirit por obra y gracia de Blanks 77 que se pasan por el forro los cambios de ritmo de la cancion y van a piñón fijo.


La tercera canción es Stay Away a cargo de UK Subs bastante inferior a la original. A continuación una de las mejores del disco, On a Plain por Agent Orange, un grupo a reivindicar. En el quinto corte nos encontramos con una un pelín cervecera Breed tocada por Total Chaos.

Dee Dee Ramone destroza el único tema del Bleach de este disco, Negative Creep. Vice Squad toca una correcta Lithium.

Los prácticamente desconocidos Burning Bridges interpretan en mi humilde opinión la mejor versión del disco, Something in the Way. Los Flipper, tantas veces reivindicados por el propio Cobain, ejecutan una desquiciada Scentless Apprentice.

DOA destrozan por completo All Apologies en una mas que desafortunadísima versión;se creerán muy punks por cantar mal a propósito(a lo Sid Vicius en My Way).
Doctor Know se encargan de una de las canciones mas destacadas del Incesticide (Aneurysm) con una gran fidelidad a la original. El cierre de este homenaje lo ponen ICU con Dive en otra fiel versión.

Personalmente pienso que este disco es interesante, pero sobran algunas versiones que realmente son bastante malas, y es que el trío de Seattle sin ser unos virtuosos, pusieron el listón muy alto.

Yoghourt Daze: Icarus:slave or free

Los muy infravalorados Yoghourt Daze, lanzaron en el 2003 este disco de 8 temas, surgido como un proyecto de dos discos,en el que este era el primero, en el que rezuman sus influencias entre otros del rock alternativo de Nirvana, sin la oscuridad de éstos y de Jane´s Addiction, con un cierto parecido a Farrel en el aspecto vocal.

El disco se abre con The Rise en el que tras el breve ruido de fondo de una avioneta, rompen las guitarras en un tema muy Nothing's Shocking. Quizás es muy simplista la comparación con los angelinos, pero la influencia es evidente. Lilith es un tema que combina perfectamente las guitarras con una melodía muy poppie e inmediata. Crash & Burn(I didn´t know) empieza con un registro vocal muy suave, para romper a continuación y así marcha la canción, con algunos cambios de ritmo en un tema muy cañero y melódico.

La más calmada y melancólica I Have Seen supone un pequeño bajón en el disco, sin ser ni mucho menos un mal tema, que ya quisieran muchos escribirlo. Slave or Free comienza con un riff repetitivo, en el que a partir de ahí se suceden los momentos de "calma-tormenta", prefiriendo un servidor cuando rompe.

Otra vez con introducción de avioneta, viene The Best of me, uno de mis temas favoritos del álbum, en el que la "calma-tormenta" vuelve a hacer acto de presencia, con un magnífico estribillo, muy pegadizo. Gran melodía y guitarras, ¿qué más queréis? World full of Ghosts reduce el volumen, adentrándonos en un tema algo oscuro y tranquilo. Gran tema.

Por último, y de "extra track", un corte llamado Silvertrain acústico,intimista,muy suave,en la que la banda cambia el chip y se olvidan de la distorsión, en un temazo por el que matarían muchas bandas de pop. Puede recordar a bandas tipo The Shins, para haceros una idea. En definitiva, disco de canciones cortas, escupidas con urgencia, ya sean intimistas o viscerales en una banda a reivindicar.

Arlo: Stab the Unstoppable Hero

Todavía sigo sin entender que un grupo como Arlo haya pasado tan desapercibido. Lo tenían todo para triunfar: calidad, estaban en un sello importante y además su música era bastante accesible. Facturaban un alegre power-pop(no extraña nada su sonido viniendo de donde vienen), en el que casi todas las canciones tienen vocación de single. Stab the Unstoppable Hero no destaca precisamente por su heterogeneidad, no teniendo porqué ser esto algo negativo.

El álbum lo abre Little American, sin duda un buen tema, pero que personalmente no lo pondría como inicio, ya que no tiene tanto gancho como otros. Working Tittle es un tempo medio, con fuerza y una exquisita melodía pop. Runaround es un pildorazo de pop guitarrero pegadizo y no es el único del disco. El tema que da nombre al álbum desacelera el ritmo californiano, mientras Culture recupera la velocidad y como siempre la espontaneidad.

Stoned es un tema correcto que nos muestra, por si no lo había hecho antes, sus influencias de los Beach Boys y los Beatles. Bus Stop es un tema lento y acústico, en el que parece que se cansan un poco de la "felicidad" que transmite todo el álbum y en el estribillo pegadizo. Temperature vuelve a las andadas, en este caso con fortuna, ya que es un tema muy logrado, con un gran cambio de ritmo en medio de la canción, en la que bajan el ritmo para romper después. De lo más destacado.

Silkworm incide en el pop que llevaban facturando etsa vez en un término medio de aceleración. Too sick to tango es una maravilla, posiblemente el mejor tema del disco, con una melodía absolutamente arrebatadora. Up abandona el pop refrescante y nos deja unos interesantes dejes sureños, que se agradece entre tanta soleada playa californiana.

Con Linger on se acabó lo que se daba, en un tema que si bien no pasará a la historia, sí que nos deja con un buen sabor de boca para terminar con un tema calmado.

Para concluir decir que este Stab the Unstoppable Hero peca de excesivamente instantáneo, pero es un disco que todo amante de bandas como Weezer debería tener.

NoFx: The Decline

Resulta curioso que una banda con unos patrones tan encorsetados, tanto estilísticamente como en la duración de sus temas, se desmarcara con un EP como The Decline. Y no es que suponga un giro radical en su música, sino que este EP lo compone ¡¡una única canción de poco más de 18 minutos!! Esta gran obra de tan poca duración, gira en torno a la feroz crítica al ocaso(decline)y conformismo de la sociedad americana. En cuanto al estilo musical en sí, tiene todo lo que buscas en un disco de NoFx, baterías y guitarras veloces, bajo marcado y grandes melodías, plagadas de coros pegadizos.

En este gran corte no todo es el lineal "taca-taca" de la banda, sino que de vez en cuando dejan de pisar el pie del acelerador o hacen explosivos cambios de ritmo, introduciendo también una trompeta, que no hace su aparición hasta casi mediados de la canción y que tiene su punto cumbre en el apoteósico final cuando es protagonista junto a las soflamas políticas. Arriesgada propuesta de los californianos a los que hay que aplaudir el atrevimiento con semejante EP, propuesta nada habitual, que en España también realizaron Extremoduro con Pedrá, siendo The Decline un trabajo mejor valorado por sus seguidores que la obra de los de Robe. Curiosa coincidencia entre dos bandas que no dejan de ser proyectos personales, donde el líder de cada banda, en este caso Fat Mike corta todo el bacalao.

En definitiva, si bien NoFx no abrieron sus miras en las formas, sí hay que agradecerles que trataran de innovar algo aunque solo sea en el fondo, en una escena tan anquilosada, en la que ellos y sus insulsas fotocopias no paran de repetirse.

Kortatu

El mítico disco debut de los irundarras, pioneros en fusionar el punk con el ska en España está plegado de temas que han pasado a la historia de la música de nuestro país. En él predominan los temas cantados en castellano al euskera, que sería el idioma único en su último disco en estudio, "Kolpez Kolpe". El discurso de este “Kortatu” oscila entre lo reivindicativo y lo festivo.

Se abre el álbum con “Don vito y la revuelta en el frenopático” , que nos relata en clave de humor los juegos sobre el telediario de los locos en un frenopático. A continuación una versión algo acelerada y castellanizada, en versión libre del “Jimmy Jazz" de The Clash, grupo de absoluta referencia para la banda vasca. En “La Cultura” equiparan ésta con tortura y alientan a no estudiar y vivir la vida. La cuarta canción es uno de sus temas más míticos, “Nicaragua Sandinista” , donde apoyan los movimientos sandinistas contra los "gringos". Personalmente la prefiero en directo, donde le meten más caña. Con “Zu atrapatu arte” llega el primer tema en euskera, en un tema de punk reivindicativo, con un genial riff.

“Tolosa Inauteriak” comienza con una introducción de gaitas, en un tema intrascendente y festivo. “Hernani 15/6/84” es una canción oscura que relata en primera persona la guerra sucia contra el terrorismo etarra. En “Sospechosos” arremeten contra el ministro Barrionuevo; lo malo es que hacer comentarios políticos de un momento en concreto es perjudicial para la atemporalidad de un disco. Y llegamos al tema más famoso de la banda, “Sarri Sarri” , un brillantísimo tema ska pegadizo que incita a bailar, en el que se relata la fuga del preso etarra Joseba Sarrionandia tras esconderse en unos altavoces en un concierto en la cárcel de Imanol Larzabal. Por si alguien no se había dado cuenta hasta ahora(realmente difícil), la banda simpatiza con la llamada izquierda abertzale vasca, cosa que demuestran en todos y cada uno de sus discos.

En “La Familia Iskariote” homenajean a dicha banda, con unos coros un poco lamentables, propio para rebeldes de quince años, pero el tema en general está muy bien, muy lograda su combinación de punk-ska. “Tatuado” es un tema algo anómalo dentro de su disco debut, ya que ni es desenfadado ni reivindicativo, sino un medio tiempo de corte pesimista. “Mr.Soid entre sus amigos los humanos” tras una introducción no muy corriente, enlaza con un acelerado tema hardcore en la que Fermín Muguruza expresa su odio contra todo el mundo, pero en un ambiente "alegre". Muy logrado y con una gran base rítmica.

En “Desmond Tutu” critican el anuncio de su Premio Nobel de la Paz a dicho clérigo sudafricano. “Mierda de Ciudad” , otro de sus temas más reconocidos, es una oda a la juerga etílica y a la desidia del día a día. El disco se cierra con “El último ska de Manolo Rastamán” con una introducción que recuerda a Tatuado, pero con continuos cambios de ritmo en un tema alegre que pone el broche final al debut de los hermanos Muguruza.

Iggy Pop: American Caesar

En una época de grandes discos, el señor Iggy Pop no se quiso quedar atrás y facturó uno de sus mejores trabajos, mezclando la energía propia de los Stooges con el intimismo de los Doors. Una faceta esta última de la que siempre hizo gala pero que desarrolló más en su etapa en solitario. Tras una introducción quizás innecesaria, comienza el disco vibrante con "Wild America" para sumergirse en "Mixin´ the colours" , una pieza calmada, muy clásica.

El comienzo del álbum es espectacular y prueba de ello es la intimista "Jelousy" , que ofrece una imagen muy alejada de la típica de Iggy en vaqueros y con el torso desnudo, dando saltos en un escenario, Más bien nos lo imaginamos elegantemente vestido en una sala recogida, en un ambiente lleno de humo.

Tras el correcto medio tiempo de "Hate" , "It´s our love" nos presenta otro tema tranquilo e intimista, dulzón podríamos decir. Quien quiera distorsión y chillidos debería buscarlo en el Raw Power y no aquí. Tras este pequeño bajón, el disco se anima con la caña punk de "Plastic & Concrete" con un riff magnífico, para que la calma se apropie del momento de nuevo en "Fuckin´ alone", mostrando a un Iggy muy “americano”.

"Highway Song" es otro temazo con protagonismo de las guitarras acústicas, aunque vibrante de todos modos. Me quedo sobre todo con el aspecto vocal de la canción. Le siguen "Beside You" recordando a su etapa ochentera, "Sickness" manteniendo la energía de un disco que quizás adolece de ello y "Boggie Boy" , otro tema animado muy clasicón. A continuación la rockera y correcta "Perforation Problems" y seguida, "Social Life" , que retoma el estilo tabaco y whisky de algunos temas que tanto gusta a Mark Lanegan. En su lectura de "Louie Louie", Iggy aporta a este mítico tema un cariz político, con referencias a Gorbachov y Bush padre. "Caesar" es un tema extraño, que no hubiera echado de menos y "Girls of NY" cierra el disco con presencia de acústicas y de una Iguana muy a gusto sin pegar saltos. El único pero respecto de uno de los discos más brillantes de este icono en su carrera en solitario, es que tiene demasiados temas y con algunos menos el resultado sería más redondo.

Fugazi: The Argument

Como leí hace tiempo en un catálogo de discos y en Internet, Fugazi vuelven más calmados, pero igualmente imprescindibles. Y no puede tener más razón. Una de las bandas más honestas del mundo y de vital importancia en el rock alternativo en general. ¿Queréis escuchar algo más duro, más hardcore? Tirad hacia otros discos. Ahora bien, si lo que queréis aparte de eso es escuchar melodías suaves y más tranquilas, este puede ser tu disco de Fugazi.

El disco arranca con una suave, corta y atmosférica instrumental llamada Keine Title Information. Cashout combina un lento y melódico comienzo con explosiones de rabia tan típicas en la banda. Full Disclosure es una canción agresiva, en la que mezclan chillidos primitivos con un pegadizo estribillo.

Epic Problem es de mis favoritas de la discografía del grupo. Otra vez combinación de garra y melodía con fantásticos cambios de ritmo. Sencillamente genial. Life and Lime es un tema de poco más de tres minutos bastante tranquilo en el que ya se pueden ver cosas distintas con respecto a otros discos, al igual que con The Kill. Continuamos con la paz y tranquilidad con Strangelight en el que algún que otro fan cerrado de Minor Treat ya se estará tirando de los pelos. Otra canción sublime y van...

Oh aumenta la tensión en el disco, eso sí, sin pasarse, ya que estamos en The Argument y no en 13 Songs. Ex-Spectator ahora sí, recupera la fuerza de antaño, con un Ian Mckaye más agresivo. Nightshop es de las canciones menos destacadas del disco, ni mucho menos mala, dado el nivel del álbum, con un gran riff, eso sí. Cierra el disco la enorme Argument con un comienzo lento y atmosférico, cerrándolo con un magnífico final. De lo mejor del disco y de Fugazi sin ninguna duda.

Bad Religion:No Control

Considerado por muchos como el mejor disco en la carrera de la banda californiana, No Control nos presenta un disco muy rápido y de corte melódico.

Entre las quince canciones del LP, Bad Religion ofrecen muchas canciones que han pasado a la historia del llamado hardcore melódico. Album tremendamente influyente en el que los de Greg Graffin escupen sus temas con urgencia,quizás con la única salvedad de Sanity. Si buscas un disco heterogéneo, mejor que lo hagas por otro lado, porque cada canción tiene un parecido bastante sospechoso con la anterior, pero no importa cuando esos temas son Change of ideas, la homónima No Control, Henchman o The World won´t stop entre muchas otras. 15 canciones en unos 26 minutos, lo bueno si es breve, dos veces bueno. Sin duda, una obra maestra del género.

Bad Religion:Into the unknown

Título más que apropiado para el disco más olvidado y repudiado de la carrera de los californianos, porque es una absoluta rareza dentro de su carrera. Considerado por muchos como lo peor que hicieron en su carrera, lo cierto es que no merecían críticas tan destructivas, al menos intentaron hacer algo diferente, aunque después, ante los palos que les pegaron volvieron a su senda hardcore con "Back to the Known".

Este "Into the Unknown" nada punk, comienza con un tema rockero con sintetizadores (sí, habéis leído bien), muy propio de los años 80. Las melodías de su posterior estilo melódico están ahí,lo que cambia es el envoltorio. "Chasing the Wild Goose" es un tema pop-rock muy logrado, de lo mejorcito del disco. "Billy Gnosis" incluye unos teclados y aquí es cuando a uno le habría gustado ver la cara de un fan de los Bad Religion primigenios echando espuma por la boca,ante un disco de estas características, más cercano a Van Halen que a Black Flag.

"Time and Disregard" es un tema acústico de 7 minutos de folk-rock de regusto sesentero/setentero,con final electrizante. ¿Bad Religion haciendo temas de 7 minutos? Impensable ¿verdad? Con "The Dichotomy" recupera el protagonismo los sintetizadores en un tema donde suenan más progresivos que nunca.

"Million Days" es otro tema acústico con regusto a rock de estadio, eso sí, con una mala producción,como todo el disco, que les quedó algo cutre, que en su sonido aguerrido no es inconveniente, pero en éste más pretencioso es muy significativo, aparte que también el sonido también está desfasado. Con "Losing Generation" vuelve el rock progresivo con sintentizadores, en un tema que eliminándolos y añadiéndole el toque de siempre de los de Greg Graffin no estaría nada mal. "You Give Up" pone el broche a esta marcianada de los padres del hardcore melódico, con otro tema que ejecutado de otra manera podría estar perfectamente en bastantes discos de Bad Religion.

En definitiva, si este disco es marginado dentro de la carrera de los californianos es por algo, no resiste la comparación posible con discos de la talla de Suffer o No Control, pero no es tan tan horrible como lo pintan algunos, tienen cosas salvables y además, es de alabar en una banda tan conservadora estilísticamente como ésta, que diera un cambio tan radical en su música, aunque sea fallido.